Un espacio para pensar desde diferentes enfoques nuestra personalidad

Objeto transicional

Linus´blanket

Linus´blanket

Pregunta para participación:

1. ¿Qué es un objeto transicional? (1 participación). (Investiguen en psicomundo (psiconet.com) o en algún texto de Donald Winnicott, no se me vayan a wikipedia)

2. ¿Qué tiene que ver con la lectura de Donald Winnicott? (Piensen en las fases “dependencia absoluta”, “dependencia relativa” y “hacia la independencia”. 1 participación)

3. Pregunta clínica Menciona ejemplos de objetos transicionales en la vida adulta. (esta es más difícil, 1 participación)

Posted by on Agosto 24, 2009 at 10:08 am | Comments & Trackbacks (21)




21 Responses to “Objeto transicional”

  1.   Ana Cristina Gutiérrez Says:

    Según Winnicott un objeto transicional es el primer contacto de un bebé con el “No – yo”. Es un paso entre el interior (aparato psiquico) y la realidad exterior. En este espacio es donde más tarde el niño desarrollará el juego.
    Es la etapa entre la realidad según el bebé y la realidad del mundo que lo rodea y que debe aceptar. Va desde los 4 o 6 meses de edad hasta los 8 0 12 meses, aquí es común que los bebés se aferren a algún objeto. El contacto bebé – objeto alivia la ansiedad. El objeto puede representar a la madre, pero al no ser la madre, se dice que el bebé ha aceptado el “no – yo”.
    Fuente de consulta: http://www.eljuegoinfantil.com/psicologia/evolutiva/autores/winnicott.htm

  2.   Ana Cristina Gutiérrez Says:

    En los adultos los objetos transicionales pueden ser muy variados. Puede ir desde cosas sencillas como el “no viajar sin mi almohada” hasta cosas más profundas como la religión (medallita, imágen, biblia, etcétera).
    Podemos decir que en la actualidad el teléfono celular se ha convertido en un objeto transicional en muchas personas adultas e incluso adolescentes, pues genera gran ansiedad cuando se olvida en casa, se acaba el crédito, se acaba la pila, se extravía, etcétera.

  3.   Sofía Ortiz Says:

    1. Es un objeto que el niño elige como el dedo, un oso de peluche , un trapito suave,etc. y lo utiliza para tranquilizarse o confontarse cuando siente angustia a causa de la ausencia de mamá, por lo tanto deben tener características que se la recuerden.

    2. Yo relaciono el objeto transicional con el artículo de Winnicot por medio de la angustia ya que el objeto transicional aparece para confortar al niño cuando la siente y porque Winnicott la menciona en la etapa de dependecia relativa como el factor que hace que el niño se de cuenta de su dependecia hacia la madre, porque aparece cuando ésta está ausente.

    3. El arte y la religión

    Fuentes de consulta:

    Abadi, S. (1996). Transiciones: El modelo terapéutico de D.W. Winnicott. Buenos Aires: Lumen.

    Winnicott, D. (1993). Los procesos de maduración y el ambiente facilitador. Buenos Aires, Paidós.

    Aguirre M. Compilación del objeto transicional de D. Winnicot. Artículo en línea: http://www.kennedy.edu.ar/Deptos/Psicoanalisis/cursodis05/marcela_aguirre.pdf

  4.   santiago1 Says:

    Muy bien

  5.   Rodrigo Says:

    Ya que un objeto transicional tiene un valor electivo especialmente en el momento de dormirse, un objeto transicional en la vida adulta puede ser el televisor, ya que muchas personas no pueden dormir si no ven televisión o si no es con la televisión prendida.

    Winnicot dijo que el recurrir a objetos transicionales constituye un fenómeno normal que permite al niño efectuar la transición entre la primera relación oral con la madre y la «verdadera relación de objeto».

    Diccionario psicoanálisis; http://www.tuanalista.com/Diccionario-Psicoanalisis/6460/Objeto-transicional.htm; Consultado: 25/08/09

  6.   Liviere Senties Says:

    1- Es un objeto material como la punta de un edredón, un osito, un chupón, que para un bebé representa la posesión del no-yo y estos objetos tiene la característica de poder ser manipulados por el bebe y así sentirse seguros calmar la ansiedad que se presenta durante los primeros meses.

    2- Se puede relacionar con la lectura de Winnicott ya que en la fase de dependencia absoluta el niño depende totalmente de la madre pero poco a poco en la dependencia relativa el niño se va desprendiendo de la madre y los objetos transicionales ayudan a calmar la angustia del bebe ya que como Winnicott dice estos tienen la característica de conservar el olor de la madre o alguna otra característica particular. Entonces estos objetos hacen que el niño pueda desprenderse de su madre ya que les proporcionan cierta seguridad.

    Fuente: http://www.eljuegoinfantil.com/psicologia/evolutiva/autores/winnicott.htm

  7.   Francisco Pomposo Says:

    No sé si esté en lo correcto, pero creo que se está confundiendo un poco el concepto de objeto transicional. Como yo lo entendí es como un objeto que en los primeros meses de vida sirve de vínculo entre la realidad interna y la realidad externa del bebé. Es como “nuestra primera posesión”, la cual permite la diferenciación entre yo y lo que no es yo (como lo decía Ana Cris). Pero ahora algunos ejemplos en cuanto a los adultos, los siento como “aquellos objetos sin los que el hombre no puede hacer algo”. Creo que un objeto transicional en el hombre sería aquél que le ayuda a distinguir entre su realidad cotidiana de la realidad exterior, situaciones o circunstancias a las que el adulto se aferra para sentirse dueño de sí y parte de la realidad, que van más allá de la cotidaniedad laboral o personal.

  8.   santiago1 Says:

    Francisco:

    Me da gusto que hayas hecho esta intervención… De hecho el objeto transicional nos ayuda a vincular la realidad interna y externa. Piensa el siguiente ejemplo: Muchos bebés cuando están intranquilos son mimados por mamá, el bebé también aprende este patrón y se soba la carita con una sabanita. No obstante, el objeto transicional también puede verse como aquel objeto que ayuda al infante a pasar de una etapa a otra, muy similar con el amigo imaginario. Ambos serán desechados cuando el niño no lo necesite (o bien, termine de introyectar la figura materna que le tranquiliza sus ansiedades). Por eso, muchos autores hablan que los adultos utilizan ciertas cosas como objetos transicionales ya sea la cruz, amuletos, etc. A fin de cuentas es recurrir a una imagen psíquica de algo “omnipotente” o “superior” (just like mommy) que nos tranquilice. Gracias por tu participación… Saludos.

  9.   María Diez Says:

    1. El objeto transicional es un objeto, elegido por el niño, que le ayuda a afrontarse con la ausencia de la madre y que presenta características que le recuerdan a ella. Le protege de la tristeza que le causa la separación.

    2. En relación con la lectura de Winnicott, el objeto transicional se presenta en la transición de la dependencia absoluta hacia la dependencia relativa brindándole apoyo y soporte al niño en esta etapa, en la cual se da cuenta que la madre y él son dos seres distintos y, por lo tanto, separados.

    3. En los adultos, la religión es considerada un objeto transicional.

  10.   Paloma Ortiz Escudero Says:

    La transición se refiere al pasar de una etapa o momento a otro, son modificaciones.

    En vida adulta, cuando hay cambios que causan angustia, inconscientemente se busca llenar un vacío, se escoge un objeto que se deposita en la líbido (energía pulsional, que se deposita sobre un objeto), el objeto se referirá a la madre y a la separación de la madre en la primera infancia.

    Lo sano en un niño, es tener un objeto transicional, pero por un tiempo razonable, en lo que pasa de una etapa a la que sigue (por ejemplo, en la separación física de su madre, tiene objetos transicionales como una almohada o una cobija.

    Un coche último modelo, sería un objeto transicional en el adulto, porque le simboliza poder y por eso lo cuida mucho, deposita su energía en él.

    El cigarro y el alcohol también son objetos transicionales porque son una defensa contra la ansiedad y la angustia de separación/pérdida de algo.

    Los objetos transicionales, pueden convertirse en fetiches que son artículos, ideas, fantasías, etc. Que la gente necesita para poder realizarse en algún área.

    Una pareja sentimental, las joyas, el dinero, el gimnasio, etc. Son objetos transicionales en el adulto.

  11.   Paloma Ortiz Escudero Says:

    En Winnicott, podemos relacionar los objetos transicionales en el cambio o paso de una dependencia a la otra, de una etapa a la otra.

    Cuando el niño descubre su propio YO, que es un ser aparte de su madre y que puede realizar algunas actividades solo, pasa a la etapa de dependencia relativa, en la cual necesita un objeto transicional que cubra esos vacíos o momentos de angustia que padece cuando no está su madre con él para atenderlo todo el tiempo.

    Así mismo, cuando estamos en búsqueda de la independencia propia, nos encontramos con cierres de ciclos, fracasos, cambios, etc. que producen en nosotros angustia y ansiedad. Es por esto que también en la vida adulta tenemos objetos transicionales que nos otorgan esa seguridad para poder pasar por esos cambios sintiéndonos seguros y tranquilos, llenando esos vacíos que se generan.

  12.   Contanza Venegas Says:

    Este objeto transicional, le sirve al niño para sentirse seguro en el momento en el que esta separado de su mamà. Le ayuda a poder ser en cierto sentido “independiente” y este es elegido por èl mismo.
    El objeto les hace tener un vìnculo entre el niño, su interior y su exterior, esto le ayuda a conocer lo que es el no- yo, es decir, lo que esta fuera de èl.

    Para que el bebe sienta esa seguridad, en estos primeros meses de su vida, el objeto necesariamente tiene que tener algun significado que le recuerde a su madre.

  13.   Diana Salinas Says:

    El concepto de objeto tansicional, desarrollado por Winnicott, se refiere a objetos investidos tanto por la líbido narcisita como por la líbido objetal, mediante las cuales el niño pasa del primer juego erótico con su cuerpo, o con su madre, a los juguetes.
    El objeto transicional no ha sido introyectado ni es externo; es un objeto no representado que el niño posee.
    El objeto transicional existe antes de la aparición del lenguaje; es un objeto oral que reasegura al niño y que se situa en un espacio potencial entre la realidad de la mente y el mundo exterior. Marca el inicio de la separación entre la madre y el hijo.

    Fuente de consulta

    [En línea]García Bogaert, Humberto. Enfermedad mental, psicoterapia y cultura. (s/a). Instituto Tecnológico de Santo Domingo. Págs. 53 – 54.

  14.   Andrea Diego Armida Says:

    Objeto transicional es algún objeto o fenómeno “que llega a adquirir una importancia vital para el bebé en el momento de disponerse a dormir, y que es una defensa contra la ansiedad, en especial contra la de tipo depresivo”. Por ejemplo, según Winnicott, un objeto blando o de otro tipo, un puñado de lana, la punta de un edredón, una palabra, una melodía, etc. (Winnicott, 1994, págs. 20-21).
    En cierto sentido puede decirse que mientras se es dependiente de la mamá pero al mismo tiempo la madre no es eternamente presente, ni omnipresente, el objeto es un instrumento para la adaptación del infante a esos tiempos donde mamá no está presente creando cierto nivel de ansiedad. No puede decirse que el objeto representa a la madre, sino que sólo a aquello específico en lo que la madre baja los niveles de angustia. Por ejemplo una “frazada” o cobija pequeña suave, no representa a la madre. Sino que su suavidad al roce con la cara calma la angustia de la misma manera que mamá con sus caricias.

    Ejemplos:
    http://www.youtube.com/watch?v=5Prfx3s2jwY
    http://www.youtube.com/watch?v=terP1GuOxjE
    Winnicott D (1994) Juego y realidad. Barcelona: Gedisa.

  15.   raquel sanchez avalos Says:

    1. Es un objeto material que posee un valor afectivo para el bebé y le permite aceptar la separación de la relación con la madre aún en su ausencia sin demasiado malestar, sustituyéndola.
    2. Pues que durante la fase de “dependencia relativa” es un elemento que beneficia en el proceso de desapego entre la madre y el hijo para una mejor adaptación sin que se sienta inseguro el niño.
    3. Podría ser la creación de poemas o letras de múscia.

    Aucouturier, B; “¿Por qué los niños y las niñas se mueven tanto? en http://books.google.com.mx/books?id=CRKxYJs0b-kC&pg=PA18&dq=objeto+transicional+en+el+proceso+de+separaci%C3%B3n&ei=-MCaSo2JJaGozQTD66DUDg&client=firefox-a#v=onepage&q=objeto%20transicional%20en%20el%20proceso%20de%20separaci%C3%B3n&f=false tomado el 30 de agosto del 2009.

  16.   Patricia Vega Says:

    1.- Es un objeto del cual el niño no puede prescindir; desplaza al objeto de la primera relación y precede al establecimiento de contacto con la realidad. El niño ejerce un control omnipotente y mágico, pero también manipulación real, lo que lo distingue de los objetos fantasmáticos internos, de los que no representa una simple proyección.
    2.- El uso de este objeto es muy importante para los niños, e incluso para los adultos, pues al principio en la “dependencia absoluta” los bebés usan chupones, sabanitas y otros objetos de este tipo que ayudan a darles seguridad en ese momento, para que después puedan pasar a la etapa de la “dependencia relativa” donde ya no usarán esos, pero podrán tener otros como el horóscopo, un amuleto de la suerte, alguna pulsera, un anillo, un peluche, etc. Y después como lo indica Winnicott las personas siguen madurando, entonces ya no usarán esos pero podrán tener nuevos. Yo creo que eso depende de cada persona, y la manera en que se va formando su personalidad, en su desarrollo y su madurez.
    3.- Me gustaría saber si está bien mi ejemplo, jiji. Pero creo que también en los jóvenes Facebook o este tipo de redes sociales pueden ser a veces objetos de transición, porque les da seguridad que los demás les escriban algo, o estar actualizados constantemente sabiendo lo que pasa con la vida de los demás. Y en los adultos puede ser la televisión, porque les da seguridad por ejemplo a algunos estar viendo las noticias y saber lo que pasa en todo el mundo o ver programas que ayudan a tener confianza y tranquilidad.

  17.   Miguel A. Ramírez Says:

    ” El objeto transicional es un término inventado por D.W.Winnicott y que puede ser por ejemplo un oso de felpa y que para el bebé en la cuna es un objeto que puede ser agredido, deformado, transformado pero siempre “afectuosamente cuidado”…es “transicional” entre la noción de un mundo exterior y la de un sujeto que no está formado…para Winnicott la totalidad de la experiencia cultural comienza con el objeto transicional, y con el juego que lo utiliza. Si esta experiencia es buena, el sujeto tendra un espacio “sagrado”, el suyo propio, lugar de su “creatividad”

    Envidia. Fragmentos de Procesos de Creación [En linea] http://alweb.ehu.es/procesosdecreacion/273/objeto-transicional/

  18.   Miguel A. Ramírez Says:

    ¿Qué tiene que ver con la lectura de Donald Winnicott? (“dependencia absoluta”, “dependencia relativa” y “hacia la independencia”.

    El recien nacido tiene dos mundos, una interno y uno externo, el yo y lo que no es yo, para madurar necesita un objeto vinculador que le sirva de enganche entre ambos mundos.
    La dependencia absoluta es para con la madre, esta sufraga todas sus necesidades, la dependnecia relativa es cuando empieza a tomar conciencia de la existencia de ese otro mundo que no es únicamnte su madre.
    Hacia la independencia es cuando hace acto de presencia el objeto transicional y le ofrece toda una gama de experiencias que le permiten le posibilitan una maduración emocional.
    La realidad espacial del Espacio Transicional es “potencial”, es decir se irá construyendo en la medida en que el sujeto va adquiriendo experiencias con los objetos y los diferentes fenómenos.

  19.   Miguel A. Ramírez Says:

    El presente trabajo fue tomado de http://www.winnicott.com.ar/psicosomatico.htm
    Hacen referencia al paciente psicosomático, abordándolo desde la teoría de Winnicot, explicando la relación madre-recién nacido. Explica cómo se puede gestar y presentarse en edad adulta.
    Se identifican los factores vistos en clase y se relaciona los contenidos de las lecturas.
    El paciente psicosomático puede presentar este padecimiento a partir de la ruptura del proceso de maduración emocional, que ocurre en edades tempranas de su vida.

    ABORDAJE DEL PACIENTE PSICOSOMÁTICO.
    El Paciente psicosomático; Cabalgando sobre dos caballos

    Lic. Prof. Alicia E. Pelorosso.

    Psicoanalista.
    Docente de las carreras de Psicología y Musicoterapia de la Facultad de Psicología.
    Docente de Posgrado. UBA.

    Los pacientes psicosomáticos desde la teoría de Winnicott
    Un desarrollo emocional satisfactorio permite que el bebe alcance una unidad entre la psique y el soma, en donde esta psique, si la podemos llamar así, solo está constituida por las vivencias senso-perceptivas y las experiencias repetidas de calma que producen en una situación de confianza la satisfacción de las necesidades básicas. Esta unidad psique-soma primaria genera un inicio de Self que posteriormente, y de acuerdo a otros procesos posteriores, dará vida a la persona total, integrada con su cuerpo y con su medio ambiente.
    Un cuerpo que es parte de uno, sin fragmentaciones -tal como vemos en las psicosis y las esquizofrenias- y con una mente que en parte y sólo en parte, se hará cargo de todo el proceso secundario, del control de los impulsos y de la socialización, es decir, de vivir en el mundo de la cultura. Menciono a estos tres elementos, la psique, el soma y la mente, porque en el paciente psicosomático las fallas tempranas producidas por el medio ambiente no permitieron una adecuada integración entre esta psiquis inicial y el soma, por lo que podemos encontrar en estas parciales disociaciones la génesis de los rasgos y caracteres, (no identificables a los síntomas, en el sentido de que no representan nada), que se mencionó en la descripción clínica.
    Winnicott, (1996, Pág. 49), en “La naturaleza Humana” nos dice que “no es cuestión de mente y de cuerpo, sino de psique y soma interrelacionados, donde la mente es como algo que florece al borde del funcionamiento somático”. Un niño de intelecto excepcional, talentoso y valioso puede tener un trastorno emocional, así como un adulto muy laborioso y capaz sufre de un cuadro somático agudo, sin haber presentado ninguna sintomatología previa y no ser un enfermo frecuente. La respuesta a este cuadro en que el pensamiento, la habilidad intelectual, se mantiene constante o incluso aumenta, es decir, no se ve afectado, es debido a que la mente se inicio tempranamente, por afuera de una buena integración entre la psique y el soma, como una entidad en parte separada del resto de la persona, se hizo cargo de toda ella. Es decir que esta mente, está sosteniendo a la persona, y funcionando como un Yo Auxiliar. A esta etapa que generalmente se da entre los 4/6 meses en adelante, Winnicott la llama de “Personalización”
    Muchos niños y adolescentes sobre exigidos, que son excelentes alumnos, suelen tener enfermedades a repetición, otitis, enfermedades infecciosas, anemias, y depresiones, aparentemente sin motivos. Digo aparentemente sin motivos, porque este “no saber” está vinculado con las disociaciones y no integraciones que ocurrieron tempranamente. Como dice Marty, encontramos en estos padres un alto grado de narcisismo, aunque no necesariamente los padres del paciente psicosomático son siempre de carácter narcisista, pueden ser neuróticos, generalmente obsesivos o fronterizos leves.
    Para Winnicott (1964), la etapa de personalización pudo no haberse completado adecuadamente y encubrir algún tipo de disociaciones tempranas, por lo que estos cuadros psicosomáticos son consecuencia de una experiencia de despersonalización encubierta que puede ser de un nivel más o menos profundo, frente a situaciones de duelo o traumáticas.
    Desde mi punto de vista la enfermedad crónica psicosomática, representa y encubre conductas regresivas, que le permiten a la persona mantener una imagen unida y entera, no emocional frente al mundo externo. Es decir, una solución de compromiso del que se hace cargo el Falso Self. No voy a desarrollar aquí el concepto de la regresión en el marco psicoanalítico, dado que si bien es muy importante, también es extenso.
    Pero la regresión es a la dependencia, a etapas de dependencia con los vínculos primarios, esto marca en parte el tipo de tratamiento, aquí denominado abordaje, que el paciente puede necesitar.

    El desarrollo emocional es normalmente penoso y esta signado por el conflicto, por lo que el cuerpo debe padecer aunque no sean enfermedades físicas. En primer lugar están los procesos de socialización y luego los controles e inhibiciones patológicos asociados a la represión y a los conflictos inconscientes presentes en la psique. El desarrollo somático es un logro que tiene su propio ritmo y que se alcanza a través de lo que llamo la función del “Maternaje”, una serie de procesos ineludibles, por su necesidad, y que debe cumplir la madre para que el bebe obtenga una unidad, una integración psicosomática.
    Como podemos comprender los síntomas psicosomáticos, se gestan en periodos tempranos, antes del 1º año de vida debido a una existencia de inadecuación o falla del medio durante el período en que se producen los procesos de integración – personalización – comprensión o relación con la realidad objetiva y el inicio del área transicional.
    Para aclarar estos conceptos voy a transcribir una serie de citas que nos pueden ser muy útiles:
    -En Naturaleza Humana, (Pág. 39) dice: “La base de la psique es el soma, y en la evolución éste vino primero. La psique comienza como una elaboración imaginativa del funcionamiento físico, siendo su misión más importante la de ligar las experiencias y potencialidades del pasado con el percatamiento del momento actual y la expectativa respecto del futuro. Así cobra existencia el Self
    “…A veces la enfermedad psicosomática es poco más que el fortalecimiento de este nexo psicosomático ante el peligro de que el mismo se quiebre. La rotura de este nexo produce diversos estados clínicos que reciben el nombre de “despersonalización”. También aquí lo contrario del desarrollo que observamos en el niño dependiente lo constituye un estado que reconocemos como enfermedad mental: la despersonalización, o bien el trastorno psicosomático que la oculta.” (Los casos de enfermedad mental-1963- Pág. 273).

    En “Elementos positivos y negativos de la Enfermedad Psicosomática”(1964), dice:…“En el trastorno psicosomático, lo que constituye la verdadera enfermedad es la persistencia de una escisión en la organización yoica del paciente, o de disociaciones múltiples… (Pág.130). Este estado mórbido del paciente es en sí mismo una organización defensiva con determinantes muy poderosas, razón por la cual es muy común que médicos bien informados, bien intencionados y hasta excepcionalmente bien equipados fallen en sus empeños por curar a pacientes con un trastorno psicosomático” (pag. 131).

    “La enfermedad psicosomática es el negativo de un positivo, que es la tendencia a la integración… El positivo es la tendencia heredada de cada individuo a alcanzar la unidad de psique y soma… A esta etapa del proceso de integración podría denominarse la etapa del “yo soy…” (Pag. 140)
    En un paciente con una sobreadaptación a la realidad consensuada, que como vimos en la descripción, es una característica, aunque no necesariamente en todos, que mantengan una relación especial con la realidad, viviéndola de una manera impersonal y excesivamente objetiva; esto es opuesto a vivir creativamente, la sobreadaptación es solo una manifestación del falso Self, extremo opuesto a la capacidad de esta r vivo en el sentido de ser creativo, que es equivalente a que la persona tiene una cierta unidad entre su verdadero y falso self.
    Esta falta de unidad afecta todos los procesos posteriores del desarrollo emocional, sobre todo a la capacidad de construir un espacio potencial, ni interno ni externo, a partir del uso de objetos transicionales y que constituyen el espacio y raíz de la simbolización.
    En otros casos observados por mí, pero como minoría, son personas muy creativas, excesivamente sensibles, que se manifiestan con un fuerte despliegue emocional y sufren mucho cuando se sienten lastimados. El término popular es que “se lo toman todo a pecho”. Considero el pronóstico de estas últimas como un poco más favorable.

    Renata Gaddini (1967) que toma los aportes de Winnicott con respecto al objeto transicional como el inicio de la simbolización, describe, que los chicos que padecieron asma de mediana o severa gravedad, hacia el final del primer año o en los primeros años de su vida, ninguno desarrolló un objeto transicional. Ella entiende al síntoma psicosomático como una estructura relacionada con el objeto transicional, pero patológica. Las patologías del periodo del Objeto y Fenómenos Transicionales, dan origen a diversas enfermedades psíquicas y del carácter.

    En estas características del paciente psicosomático, con hipertrofia de la mente (Winnicott, 1960), el self, cumple una función falsa que domina al psiquesoma, siendo responsable de la hiperlógica y sobrevaloración de las ideas que caracteriza al pensamiento más concreto y esquizoide. Estos aspectos patológicos y las diversidades históricas de cada paciente nos permiten entender las diversidades clínicas que presentan.
    D. Liberman y col. (1982) describen tres categorías de enfermos psicosomáticos (aunque destacan que ésta división no es demasiado específica), que podrían relacionarse con la descripción previa:
    1. Pacientes hipomaníacos, con grandes exigencias respecto al éxito y la responsabilidad, que “hacen de tripas corazón”. Suelen padecer enfermedades cardiovasculares.
    2. Pacientes depresivos con cierto grado de compulsividad. Aparece allí la patología digestiva: colon irritable, colitis ulcerosa o patología respiratoria como el asma. Son meticulosos, ordenados, controlados y autoexigidos.
    3. Pacientes esquizoides que presentan trastornos de piel, autoinmunes, musculares, óseos, anorexia nerviosa, etc. Enfermedades graves, pero poco notorias inicialmente. Se los puede describir como con una piel paquidérmica y un interior congelado, sin lugar para la gratificación. Cabe señalar que es este último tipo de pacientes el que se adapta mejor a la descripción más usual de la personalidad psicosomática.

    Todas estas exposiciones teóricas presentadas nos demuestran que no hay un solo tipo de paciente psicosomático, que no hay invulnerabilidad, y que en las neurosis pueden encontrarse síntomas combinados con los psicosomáticos.

  20.   santiago1 Says:

    Andrea… El libro de Donald Winnicott se llama “Realidad y Juego” no “Juego y Realidad”… Y por cierto me encontré esta página de Internet: http://www.espaciologopedico.com/recursos/glosariodet.php?Id=228 Por favor te pido que hagas referencia a la página de donde sacas la información.
    Saludos.

Leave a Reply